«Mi experiencia como mujer dentro de Ananda Marga es horrible. Si empiezas a sobresalir un poco más, te boicotean. Te hablo de 30 años de experiencia. Si haces algo, si llamas la atención, ellos echan para abajo». El testimonio de Kalyanii Souza, de Curitiba, PR (Brasil), impacta, ella conoce la filosofía de Ananda Marga. Anandamurti luchó vehementemente por los derechos y el reconocimiento del valor de la mujer – no sólo en Ananda Marga, sino en toda la sociedad. En una de sus varios discursos sobre el tema, él afirma:

«Nosotros estamos  por la creación de una conciencia social poderosa, dinámica y emergente, especialmente entre las mujeres, de modo que ellas se inspiren a levantarse, a abolir los dogmas, aniquilar todos los símbolos de esclavitud e inaugurar una nueva era de cooperación coordinada y gloriosas realizaciones. Que las mujeres sean la vanguardia de una nueva revolución que la humanidad necesita para llegar a un mañana glorioso «(Few Problems Solved, part 9 in Pensamientos de P.R. Sarkar, p.250)

Por lo tanto, aunque existan mujeres que vivieron una experiencia positiva dentro de Ananda Marga, experiencias como la de Kalyanii y de otras mujeres revelan la necesidad de revisar las contradicciones entre la filosofía propuesta por Ananda Marga y su práctica cotidiana. Una contradicción que ocurre, de hecho, en la sociedad como un todo. El segundo capítulo de la serie «universalismo» aborda el papel de las mujeres dentro de Ananda Marga, enfocándose en la experiencia de algunos marguiís brasileños, que han reflexionado y actuado en el tema del protagonismo femenino, como forma de oír las voces de esas mujeres e investigar estas contradicciones.

En principio, Ananda Marga propone una ideología universalista que abierta a la inclusión de todos, a no reproducir complejos de inferioridad y superioridad y a defender el derecho de hombres y mujeres a tener las mismas condiciones de evolucionar física, psíquica y espiritualmente. Sin embargo, dentro de una sociedad con valores arraigados que van en la dirección opuesta a todo esto, la práctica de las relaciones entre margiis y acaryas, así como la estructura de poder dentro de las instituciones de Ananda Marga, revelan las dificultades en seguir ese ideal.

Para el Acarya Maheshvarananda Avadhuta, de los EEUU, las enseñanzas de Anandamurti son universalistas, aunque no todos los margiís y los wholetimers (WTs, acaryas renunciantes), lo sean. «Yo no pertenecería a una organización en la que las hermanas y monjas no sean vistas como espiritualmente iguales a los hermanos y monjes, y merecedoras de oportunidades iguales. «Está en nuestras manos presionar para que las mujeres tengan posiciones de poder igualitarias», explica.

Renu (Renata Camargo), que reside en Botucatu, SP (Brasil) cree que, por ser una ideología venida de la India, un país que tiene una historia de profunda subyugación de las mujeres por los hombres, el «arquetipo de la religión india» se establece como en Ananda Marga, a pesar de la propuesta universalista. «Yo forma parte de movimientos de mujeres en la sociedad civil y encuentro mucho más fácil hablar de la mujer en la sociedad civil que dentro de Ananda Marga», dice. Según Dharma Mitra (Patrícia Reis), residente de Porto Alegre, RS (Brasil), «tenemos un camino largo para avanzar. Necesitamos sacar a la luz el ‘no-lugar’ que las mujeres, en mi punto de vista, todavía existe en Ananda Marga. Y esto también tiene que ser discutido con los hombres, en los retiros y en los grupos. Tenemos varios ejemplos de mujeres fuertes, que hacen trabajos increíbles, didis y margiis, pero aún así, nuestros mayores líderes son hombres «.

Esta desigualdad, no existe sólo en los lugares de poder, pero también afecta a las prácticas espirituales. Porque si las mujeres se quedan con la mayor parte de las tareas domésticas y mas encima trabajan fuera, tienen menos oportunidades de dedicarse a la práctica espiritual. «No hay un pensamiento social: a pesar de que nuestra ceremonia del bautismo es clara sobre todos ser responsables por aquel niño que ingresa a la comunidad, después, en la práctica, eso no sucede. La gente no se preocupa colectivamente, salvo rarísimas excepciones «, afirma Renu.

Además de la sobrecarga de trabajo, existen otras cuestiones serias, como la violencia doméstica. Según Renu, la posición de la institución es la de, muchas veces, culpar a la mujer. «Y lo que veo dentro de Ananda Marga y de otras religiones es que existe un incentivo para que las mujeres se mantengan calladas, que ellas perdonen la violencia sufrida. No hay una cultura organizacional que incentive a las mujeres a denunciar, a no aceptar eso, lo que es muy serio, porque cuando se llega a la violencia física, normalmente ya existen otro tipo de violencia diversas. Esta cultura va contra la propia ideología de P.R. Sarkar, que habla que el perdón es algo subjetivo, de que tu no debes querer el mal de la otra persona, pero en el nivel objetivo el perdón es un pecado, porque las injusticias hay que repararlas. Entonces, los espiritualistas tántricos no pueden mirar para otro lado e ignorar la violencia, con ese pretexto del perdón», explica.

Para que estas y otras cuestiones tengan su debido lugar de respeto y acogida, un grupo de mujeres organizadas en cooperación coordinada se está formando. Hay una página en facebook (lea aqui) y habrá un retiro en Botucatu del 10 al 14 de octubre. Renu, que está al frente de este movimiento, cree que los valores femeninos deben ser colocados en el sistema, y ​​que las mujeres y los hombres pueden acceder a estos valores. La idea de que lo femenino sólo pertenece a la mujer y lo masculino al hombre «es una construcción del patriarcado: existe el femenino y masculino en los dos y por cuestiones culturales e históricas la mujer sí desarrolló, ciertos atributos por la función del gestar y del cuidado» , dice.

Gaotami (Carla Arantes de Souza) trae otra visión sobre esta unión de las mujeres en grupos. Según ella, este movimiento es beneficioso, pues las mujeres tienen mucho que aportar: «los problemas que la gente vive, no van a ser solucionados con fuerza, van a ser solucionados con mucha sensibilidad e intuición, y creo que nosotros tenemos mucho de ese potencial. Tenemos la posibilidad de construir algo nuevo. Las mujeres tienen un poco más esa posibilidad, porque nosotras no estamos en esos espacios de poder y ni nos gusta mucho disputar de aquellos espacios. Estamos interesadas en hacer un cambio más subversivo «. Ella dice no creer en oprimido y opresor, víctima y agresor y por lo tanto, cree que este grupo de mujeres debe tener cuidado y no excluir a los hombres. «La gente no se cura si se nutre de rabia, la curación no sucede así», dice. Por otro lado, Renu cree que las mujeres sí pueden y deben estar en los lugares de poder, . «Creo que una revolución tiene que suceder en las periferias del sistema, pero decir que las mujeres no quieren disputar el poder ni estar en los espacios de poder, no estoy de acuerdo», afirma Renu.

Entonces, ¿cómo te sientes sobre este tema? ¡Da tu opinión, sugerencia de libros, sitios y videos, para enriquecer nuestras discusiones!

Para quien quiera profundizar en el tema, aqui siguen algunas sugerencias de páginas:

. Grupo de mujeres en cooperación coordinada

. Ananda Marga Sisters

. Women’s Proutist

. Sobre la desigualdad salarial

. Sobre el número de horas dedicadas a tareas domésticas 

Virada Sustentável – Igualdade de Gênero

#AoVivo Igualdade de Gênero na Virada Sustentável – Para além da dimensão da cidadania e do direito à vida, este painel vai realizar propostas para questões econômicas, buscando reformas que levem a direitos iguais à propriedade, controle sobre a terra, recursos financeiros, herança e recursos naturais. #viresuacidade #euvirorio #viradasustentavel

Posted by Virada Sustentável Rio de Janeiro on Saturday, June 9, 2018

Por la Redacción

. traducido por Shiveshvar (Sebastian Diez)

Foto por Tayhu Grehs

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here